El medio natural donde vuelan los sistemas RPAS es la atmósfera, concretamente la troposfera, región ubicada desde la superficie hasta los 10-14 km dependiendo si se hace referencia a los polos o al ecuador. En función de su tipología y características técnicas, los sistemas RPAS pueden volar desde capas bajas, pocos centenares de metros, hasta la alta troposfera. Es necesario considerar que las condiciones meteorológicas varían considerablemente a lo largo de la troposfera.


En la actualidad, la mayor parte de estos sistemas, vuelan en la región comprendida entre la superficie y la media troposfera, aproximadamente 5000 m. En la planificación de un vuelo, uno de los aspectos más relevantes a considerar, son las condiciones atmosféricas bajo las cuales se va a realizar el mismo. A modo de ejemplo, si la plataforma tiene previsto alcanzar niveles entre 3000 a 5000 m, se ve a encontrar en un medio con temperaturas que pueden oscilar entre -5 °C  a -20 °C y vientos con rachas que pueden superar los 100 km h-1.  Estos aspectos pueden condicionar, no sólo la aeronavegabilidad de la plataforma sino el correcto funcionamiento de las cargas útiles embarcadas.

A medida que el desarrollo tecnológico lo permita, será más habitual disponer de plataformas que vuelen entre la media y alta troposfera; en estos casos las condiciones serán aún más extremas: niveles de presión entre 250 a 200 hPa, temperaturas inferiores a los -45 °C y vientos superiores a 150 km h-1. Dependiendo del área geográfica donde se desarrolle el vuelo, habrá que considerar  no sólo los niveles tan bajos de presión y temperatura, sino que la plataforma puede estar sometida a vientos aun más intensos; las conocidas como corrientes en chorro o “jet stream” en inglés.

Si se va a volar con un RPAS, se debe realizar siempre un pequeño análisis de las condiciones meteorológicas bajo las cuales se va a desarrollar el mismo.  Ayudándose no sólo de observaciones experimentales de superficie, sino de perfiles (si los hubiera disponibles) y mapas con campos de viento, temperatura y altura geopotencial, que permitan tener un conocimiento del estado atmosférico en capas altas.