Data link es el término usado para designar cómo se envían y reciben los datos tanto desde y hacia la CS como desde y hacia el RPAS. Las operaciones de comunicaciones pueden ser divididas en dos categorías:

  • Line-of-sight (LOS) o línea de vista son operaciones que implican el control del RPAS de forma directa mediante señales de radio. Dependiendo de la potencia del transmisor y sensibilidad del receptor, las comunicaciones pueden viajar kilómetros, aunque siempre hay que tener en cuenta la curvatura de la Tierra.
  • Beyond line-of-sight (BLOS) o más allá de la línea de vista son operaciones que implican el control del RPAS vía satélite o usando un vehículo terrestre, aéreo o marítimo como repetidor (relé). La mayoría de los RPAS no operan en modo BLOS. Las operaciones militares BLOS se realizan vía satélite o mediante encriptación en la banda Ku, en el rango de 12 a 18 GHz.
    Quizás el sistema más crítico de un RPAS son las comunicaciones, y aquí hay mucho que hacer todavía ya que:

    • Vulnerabilidad: Hay dos formas en las que un RPAS es vulnerable. Una de ellas es que un enemigo detecte la señal y la interprete; la otra es que interfiera la señal generando ruido y rompiendo consecuentemente el enlace.
    • Comunicación multiagente e interoperabilidad: es vital la interoperabilidad del RPAS con todos los sistemas en los que participe, sea el escenario que sea. Esta es una labor que es el núcleo de trabajo de los integradores de sistemas.
    • Mid-air Collision (MAC) Avoidance: En el caso de los RPAS, donde el piloto no va embarcado, evitar colisiones en el aire es un problema de comunicaciones es. Este es un handicap para que los RPAS puedan volar en el mismo espacio aéreo que la aviación civil. Hoy en día, los aviones con tripulación embarcada están obligados a llevar un sistema de aviónica conocido como Traffic Alert and Collision Avoidance System (TCAS) si el peso bruto de la aeronave excede de 5.700 kg o está autorizada para transportar más de 19 pasajeros.
    • Velocidad de comunicación de datos y uso de ancho de banda: Los RPAS militares consumen una gran cantidad de ancho de banda. Si los RPAS de uso civil empiezan a hacer lo mismo, se puede originar un problema muy serio. Así por ejemplo, una cámara de TV de alta resolución o de imágenes de infrarrojos necesita una velocidad de datos del orden de 75 megabytes por segundo. Más aún, un RPAS Global Hawk que va dotado de sensores de alta definición para poder capturar objetivos a mucha altura, necesita unos 500 megabytes por segundo. Esto es unas 10 veces la capacidad de la red de cable doméstico usual, con lo cual hay una necesidad urgente de desarrollo tecnológico en el ámbito de las técnicas de fusión sensorial y compresión de datos, de modo que los anchos de banda requeridos por los RPAS sean reducidos de forma notable. Una buena parte del desarrollo futuro de los RPAS recae en la necesidad de reducir la necesidad del tiempo crítico de comunicaciones y el ancho de banda necesario, con lo cual hay mucho que hacer todavía en este ámbito.